TVE LA LÍA PARDA CON EL HIMNO EN LA COPA DEL REY

Después de las declaraciones previas al partido de Laporta (presi del Barça) mezclando política y deporte (un clásico que aún no comprendo), y de las no-declaraciones del presi del Bilbao, lo que encima faltaba es la que montó La Primera con el tema del himno nacional previo al partido.

Como muchos (o todos) sabréis, en partidos internacionales o finales se suele poner el himno del país en cuestión, o de ambos países en el caso de los primeros. Ayer, La Primera emitió la final de la Copa del Rey entre el Athletic de Bilbao y el F.C. Barcelona, y estaba claro que algo iba a pasar mientras sonase el himno, merced a las ideologías nacionalistas de gran parte de los aficionados de ambos equipos.

En el momento de empezar a sonar el himno, TVE decidió no emitirlo y conectó con San Mamés (campo de fútbol del Bilbao) para ver el ambiente que había por allí, ya que estaba lleno hasta la bandera para ver el partido a través de unas pantallas gigantes instaladas en el césped. Primera acción evasiva.




Pero la cosa no quedó ahí, ya que tras el descanso del partido, TVE decidió emitir en riguroso diferido los momentos en los que sonaba el himno, enfocando a los jugadores y a algunos aficionados entregados con la causa, alegando que no lo habían podido emitir en su momento por causa de un error humano.

Lo peor de todo, es que parece que todo fue a propósito y con el único fin de emitir las imágenes en cuestión montadas al gusto y censuradas. ¿Por qué? Pues porque durante el himno se pudo oír en el estadio una pitada ensordecedora obra de aquéllos que reniegan de España, que no eran pocos. Sin embargo, en las imágenes emitidas por TVE se oía perfectamente el himno y apenas se oía algún pitido de fondo. Y eso sin contar el maraviloso montaje de imágenes de aficionados catalanes o vascos con la mano en el corazón, mirando al cielo e increpando a los "pocos" que osaban pitar.



En todo este embrollo se juntan dos cosas diferentes, pero a la vez iguales. En ambos casos se trata de un síndrome de intolerancia bastante grave. Yo no estoy de acuerdo con la falta de respeto que supone acudir a un evento deportivo (o de cualquier otra índole) y boicotear un acto, como puede ser el momento en el que suena el himno, tan sólo porque se tengan otras ideas. Por otro lado, tampoco estoy de acuerdo con censurar esos actos como si estuviéramos en épocas pasadas, como si la libertad de expresión o de acceso a la información dependiera de alguien ajeno a uno mismo.

El revuelo que se ha levantado con esto ha sido mastodóntico, y ya ha rodado la primera cabeza. TVE considera que se incumplieron las instrucciones de la dirección y que se trata de algo gravísimo del que ha hecho único responsable a su director de deportes, Julián Ruíz, que ya ha sido despedido. En fin, lo que hay que ver y oír aún en estos tiempos que corren.

1 comentario:

Filoctetas dijo...

Es que se apellidaba Reyes el despedido.