HE VISTO: VALKIRIA

Regreso de Bryan Singer tras sus experiencias superheróicas (Superman Returns y las dos primeras entregas de X-Men), presentando una película basada en hechos reales y ambientanda en la Alemania nazi. Singer muestra así una vez más su interés por aquella época y todo lo que le rodeó, algo que ya mostró en Verano de Corrupción.


Valkiria nos narra acontecimientos ocurridos en plena Segunda Guerra mundial, donde un grupo de alemanes que no están de acuerdo con el régimen nazi deciden atentar contra la vida de Hitler y dar un golpe de estado, poniendo así en marcha la Operación Valkiria.

A priori, la película cuenta ya con un pequeño problema a su comienzo, y es el de narrar unos hechos que el 95% de la población mundial sabe ya de antemano cómo acabaron. Aún así, la película consigue mantener el interés ya que no sólo se centra en el atentado, sino en toda la trama política que hay por detrás, en convencer a unos o a otros, las luchas de poder, la cadena de mando y las dificultades que acarrea un entramado político-militar tan extenso. Ésto, quizás sea algo que nos lleve a pensar en otro problema, ya que son muchos los rangos y los personajes secundarios que, en ocasiones, no se presentan hasta bien entrada la película (o ni siquiera eso) y hace que podamos estar un poco perdidos.

Y, en realidad, poco más se puede decir de la película en sí. Buena ambientación, fotografía, vestuario y todas esas cosas que se esperan de una película del género. Los hechos se narran de forma correcta, con un buen hilo conductor que no aburre y en el que cada paso desencadena el siguiente sin pretensiones ni cosas raras. Destaca también la intención del director de resaltar y dejar claro que en la Alemania nazi no todos eran como Hitler, no todos eran malos, no todos estaban de acuerdo... Y no sólo eso, sino que además se hicieron cosas para luchar por salvar al país y al mundo de las intenciones de un tirano.

Es necesario mencionar aparte a Tom Cruise y su papel protagonista como Von Stauffenberg. Cruise no es buen actor, pero tampoco es malo. Sus papeles son buenos simplemente cuando encuentra a un personaje que se ajusta a su manera de actuar, y en este caso la simbiosis es cuasiperfecta. A Cruise le va bien su papel de "nazi redimido", que nace al principio siendo un hombre que no está de acuerdo con las ideas de su líder, y cuyo poder y liderazgo dentro de la "resistencia" van creciendo sin oposición a lo largo de toda la película. Stauffenberg transmite carisma, y lo hace dentro y fuera de la pantalla, algo que da una consistencia muy importante a la película, algo sin lo que posiblemente hablaríamos de una mediocridad en toda regla.

En fin, no es un nuevo Sospechosos Habituales, pero tampoco Singer se ha pegado un batacazo vista la expectación que había levantado esta película. Yo, personalmente, recomiendo su visionado.

Mi nota: un 7.

No hay comentarios: