HE VISTO: CASABLANCA

Nunca es tarde si la dicha es buena, y nunca es tarde cuando se trata de un buen clásico del cine. Nunca había visto Casablanca, y nada mejor que ver una reposición especial en una sala de cine, con su pantalla grande y su sonido ensordecedor.


Casablanca es una película de 1942, una de esas que ha alcanzado el estatus de mítica con el pasar de los años, aunque no lo fue siempre. Esta peli pasó desapercibida en el momento de su estreno, y no fue hasta los años 60 cuando empezó a apreciarse su calidad gracias al revisionado y al estudio de multitud de cinéfilos americanos.

Hay que decir que por la época la cosa funcionaba de forma diferente. Los estudios tenían a los actores en nómina y éstos aparecían en todas las películas del estudio. Además, la mayoría de los directores eran por encargo, como lo fue Michael Curtiz, que a pesar de ello hizo un trabajo expléndido con Casablanca.

La película tiene un algo, un no sé qué, que hace que nada más verla sepas que has visto una de las mejores películas de la historia. Es sencilla, pero a la vez compleja. Cuenta con dos grandísimos actores como Humphrey Bogart e Ingrid Bergman, además de varios secundarios que están incomensurables. Tampoco se queda atrás la banda sonora, compuesta por un inmejorable Max Steiner, y los diálogos del guión escrito por Murray Burnett y por Joan Alison rozan a veces la genialidad.

Como ya he dicho, los actores están todos insuperables, y sus personajes despiertan simpatía a pesar de ser cada uno de su padre y su madre. Rick con su ironía y su sarcasmo (increíble, repito, increíble. Yo quiero ser como él), Ilsa con su resplandor y su belleza, Laszlo con sus ideales, el Capitán Renault con su humor y doble moral... Y así podría seguir con todos, porque es que están todos fantásticos.

Me sorprendió bastante el ligero toque de humor que tiene la película, ya que yo esperaba un drama, o una super historia de amor infinito. Y con humor no me refiero a gags en los que sueltas una carcajada, si no a diálogos inteligentes o frases soltadas en el momento oportuno por la persona oportuna y de la manera oportuna.

¿Y el final? Olé sus huevos, duros como piedras. Rick es el mejor perdedor que dado este universo. Dios mío, esta película es una jodida obra maestra.

Mi nota: un 9,5.

No hay comentarios: