ENERGÍA Y COMERCIO SHAOLIN

A falta de pan, buenas son tortas. Y si son tortas como las que reparten los monjes Shaolin, ya ni te digo.

A todos nos gustaría tener una máquina de esas que te conectas y ale, ¡ya sé Kung-Fu!. Pero como aún no existe, y Matrix es una película, pues habrá que conformarse con ir a clases o embarcarse en un viaje místico por el Himalaya para que un monje que lleva meditando 500 años te ilustre en el arte de la lucha oriental.

Como eso también es poco probable, no quedará más remedio que optar por caminos más sencillos, como consumir la increíble, única y no menos inquietante bebida energética de los monjes Shaolin.

En realidad, la intención de estos monjes budistas es comercializar varias bebidas basadas en antiguas recetas que se guardan en su monasterio y que se rigen según la medicina tradicional china. Por ejemplo, una de esas bebidas se supone que da calor al cuerpo humano, ya que sigue el principio de la medicina tradicional china por el que el cuerpo se enfría con algunos alimentos y se calienta con otros.


Shi Yanlin, farmacéutico del monasterio, comenta que hay muchas empresas interesadas en el producto, aunque ellos buscan una que tenga fe en el budismo. Dice que esto es difícil, pero cree que la bebida será lanzada en primavera. En cuanto a la bebida en sí, Yanlin comenta que irá enfocada especialmente a los chinos del norte, que suelen andar escasos de bebidas calientes y nutrientes, y no pretenden hacer mucha publicidad ya que confían en la fe de los creyentes.

Este movimiento no deja de ser otro movimiento para recaudar fondos. Desde que Shi Yongxin se convirtió en el abad del monasterio, se han hecho películas, espectáculos de los monjes por todo el mundo, comercio por internet, franquicias en otras provincias chinas e incluso se está construyendo un hospital cuya novedad es que contará con salas de meditación.

No hay comentarios: