MONBUS QUIERE CONQUISTAR EL MUNDO

Según he podido leer esta mañana en la versión digital de El Progreso, el grupo Monbus, con sede en Lugo, recibirá del Igape un aval que le permitirá hacerse con un préstamo bancario con el que la firma gallega pretende adquirir el grupo catalán Hispano Igualadina. Con esto, la empresa se convertirá en el primer grupo privado de transporte del país. Hasta aquí todo normal, dejando aparte lo llamativo de que, en estos tiempos de crisis, una empresa se lance a realizar este tipo de operaciones.

A principios de este año 2008, Monbus también compró La Directa, otra empresa lucense que se encargaba de cubrir los trayectos entre la ciudad amurallada y Ourense. Yo soy de Lugo, y trabajo en Ourense. No tengo coche (porque no lo necesito en mi día a día), y cuando un fin de semana quiero visitar a la familia y amigos, tengo que hacerlo en autobús. De nuevo, hasta aquí todo normal, pero ahora viene lo bueno.

Seguir leyendo...


El caso es que hasta finales del año pasado, la cosa era pesada. Ya el viaje lo era de por sí, con paradas continuas, pero la sensación aumentaba al tener que viajar en autocares precolombinos que La Directa debió de adquirir en tiempos de la Segunda Guerra Mundial. A esto, había que sumarle la poca cantidad de horarios, teniendo que hacer malabarismos para poder coger un autobús el viernes a última hora, y sólo en temporada universitaria, porque en vacaciones y verano el último horario era a las 18:30 (con lo que me tocaba esperar al sábado para irme).

Tras la compra de La Directa por parte de Monbus, la cosa cambió, pero no para bien. El recorrido, las paradas, los horarios y la escasez de los mismos se mantuvieron, pero es que además los autobuses de antaño fueron sustituídos por microbuses de antaño. Sí, como lo lees, MICROBUSES DE ANTAÑO. Alguno podrá decir que si habitualmente no hay plazas, lo mejor es ahorrar y poner un microbús, pero yo ya he visto más de una vez ir a gente de pie en el pasillo. Además de este cambio, se añadió una tónica consistente en parar durante 20 minutos a mitad de camino para esperar por el bus que hace el mismo recorrido en sentido contrario (Lugo - Ourense), y entonces hacer cambiar a los pasajeros de autobús. Este hecho surrealista duró poco, y aunque ahora también se para, en lugar de cambiar los pasajeros de vehículo, se intercambian los conductores. Aún así, los 20 minutos allí parados no nos los quita nadie.

Autobuses de Monbus (nunca vistos por estos lares)


Y a todo esto, el viaje, de unos 100 Km., dura una hora y tres cuartos (dos horas contando la parada "técnica"), y tiene un coste de 8,70 €. Cada uno que opine lo que quiera.

Cuento todo esto a santo de lo del primer párrafo. Me parece vergonzoso que una empresa como Monbus, que va a pasar a ser la más grande de España en su sector, ofrezca el servicio que está ofreciendo, y más aún en un trayecto que incluye como origen o destino la ciudad que la vio nacer. Es vergonzosa la calidad de los vehículos que utiliza, que en la mayoría de los casos suelen ser viejos, o microbuses. También es vergonzosa la poca disponibilidad de horarios, poniendo como ejemplo un horario para universitarios los viernes a las 20:00, cuando muchos aún tienen clase o la gente que trabaja aún no ha salido del curro. El recorrido y las paradas son inevitables, pero no estaría mal al menos un servicio directo, como con el que cuentan el 99% de los trayectos de la geografía española. Y bueno, lo de la parada de 20 minutos, intercambio de autobuses, etc., ya es un auténtico bochorno.

En fin, que Monbus seguirá creciendo y monopolizando las rutas de transporte de pasajeros en autobús en toda España, y en el mundo, y en la galaxia... Pero eso sí, a base de ofrecer un servicio, que si bien no es que sea paupérrimo, dista mucho de los límites de lo razonable.

4 comentarios:

Filoctetas dijo...

Antes, cuando no tenía coche, había veces que como se me fuera la olla y cogiera el bus del Freire de las paradas tardaba tranquilamente dos horas y algo. No veas lo que me jodía que recogiera cada una de las abuelas que se acercaban a la parada. El autobús parecía un teletransportador de señoras rurales. Otra jugada muy buena que hacían era usar el autobús más roñoso que tenían para el trayecto directo por autovía, mientras los nuevos los metían en la nacional, lo que redundaba en que tardasen exactamente lo mismo.

Y es como dice mi madre, "y menos mal que los romanos nos dejaron un puente en Lugo, que si no..."

"The Leff" dijo...

Ufff, es que la Freire también se las trae. Y esa sigue, y sigue, y sigue...

german dijo...

pues opinar lo que querais que para eso existe la democracia pero yo creo que en muy poco tiempo solo existiran, en galicia, los brillantes colores amarillo , blanco,y azul. y por mi ojala sea asi.

"The Leff" dijo...

Probablemente, pero una cosa no quita la otra. Es más, si eso llega a ocurrir, seguramente saldremos todos perjudicados, porque el monopolio nunca fue, es ni será bueno para nada.