HE VISTO: QUEMAR DESPUÉS DE LEER

Aún estando No Es País Para Viejos en proceso de digestión, nos llueve del cielo la nueva obra de los hermanos Coen (Joel y Ethan), Quemar Después de Leer.


Estos hombres, que parecen tocados por la mano de un ser divino, avanzan a prácticamente película por año hacia un proceso similar al de la canonización. Sus películas puede gustar, o no, pero es innegable la calidad que desprende cada una de ellas, donde la peor está por encima del montón y la mejor es una obra maestra.

La que nos ocupa en este caso no es de las mejores de la filmografía de los directores. No está a la altura, ni de lejos, de Muerte Entre las Flores, Fargo, El Gran Lebowsky o la citada No Es País Para Viejos. Sin embargo, se trata de una buena película, inteligente, bien montada y con sustancia.

Ozzie Cox (John Malkovich) es un agente de la CIA al que deciden darle puerta. Éste, tras el cabreo inicial, opta por dedicarse a escribir sus memorias y contar toda sus andanzas en dicha organización. El problema surge cuando un CD con dichas memorias aparece en un gimnasio, y dos de sus monitores (Brad Pitt y Frances McDormand) se las intentan apañar para chantajear a Cox y cobrar una "recompensa". Para más inri, la CIA se entera de esto y decide, por si acaso, seguir de cerca el entuerto, que se complica al verse involucrado el amante de la mujer de Cox (George Clooney), un guardaespaldas infiel empedernido que parece sufrir de manía persecutoria.

La inteligencia de la película radica en la habilidad de los directores para presentar a todos los personajes, dotándoles a todos de un protagonismo que va rotando de uno a otro a medida que avanza el filme. Además, es interesante ver cómo están enlazados absolutamente todos entre sí por algún motivo (en algún caso por varios), a pesar de ser todos desconocidos y no tener nada que ver entre sí. En realidad, algo típico de los Coen.

La absurdidad de las situaciones narradas y la absoluta memez de la totalidad de los personajes le da a la película ese toque de humor que la hace digerible, ya que por momentos se llega a hacer pesada y lenta. En este apartado destaca Brad Pitt con un personaje memorable gracias a sus gestos, forma de hablar, aspecto, situaciones e inocencia que raya la estupidez.

También está muy bien Malkovich, mostrando en el 99% del metraje un comportamiento tan irascible y agresivo que hasta provoca risa. En cuanto a los otros dos personajes "principales", Frances McDormand está a la altura, pero no destaca (su personaje tampoco da para más), y George Clooney quiere pero no puede, y se queda a medio camino.

Por último, comentar que aunque parece una película sin argumento definido y sin trasfondo, ésta gira alrededor de tres puntos clave. El primero viene a ser la actitud estúpida (pero generalizada) de la gente ante el "miedo" a un enemigo que no existe, fruto del saber que se está haciendo algo mal. El segundo sería una crítica hacia el actuar de organizaciones como la CIA, un organismo supuestamente eficaz que se ve desbordado por los hechos narrados en la peli. Y por último, una crítica hacia el cinismo y la falsedad en las relaciones interpersonales, principalmente de pareja.

En definitiva, una buena peli, porque lo es, pero no hará que te levantes del sofá a aplaudir como un energúmeno. Y ojo, digo BUENA, porque realmente está por encima de la media y es bastante mejor que el 80% de lo visto en los cines este año.

Mi nota: un 7,5.

2 comentarios:

Filoctetas dijo...

Me gustó la peli. Lo mejor la escena final.

"The Leff" dijo...

Ya te digo, ese diálogo no tiene precio :D