MADE IN CHINA

A veces me aburro y leo blogs extraños. Otras veces los extraños se aburren y me pasan blogs que ellos leen. El caso es que de vez en cuando surge algo interesante para contar.

En esta ocasión, el "amigo" Pumba, rey del mundo gayer, me pasa una noticia publicada en Hoygan, que ahora mismo paso a contarles a ustedes.

Cuando los niños son muy pequeños, nos gusta hacerles regalos que atraigan su atención, que les dejen embobados, y a la vez intentamos que sean educativos o que les permitan captar nuevos conocimientos del mundo que les rodea. Si además lo que buscamos es el ahorro (cosa que ocurre con frecuencia), lo más probable es que acabemos en un superchino adquiriendo un juguete de dudosa calidad.

Un ejemplo:


Un jueguete sencillo como otro cualquiera. Con sus letras, un dibujo de algo que empieza por esa letra y un botón para que una voz te diga la palabra asociada a esa letra, musiquitas y hasta un micrófono. Hasta aquí todo bien. Miremos con más detalle.


¡¡Toma ya!! Para que el niño aprenda bien lo que es un delfín, con esa cara de bueno y esa sed de sangre. El siguiente paso es ponerle Tiburón para que la disfrute después de El Rey León.


Pero también los gatos están super bien hechos. Lo jodido es ahora pensar que si eso es un gato, ¿qué narices es lo que tengo yo en casa? Y lo mismo para la foca, que ha engordado unas cuantas decenas de kg. y le han salido unos colmillos enormes.


Cualquiera le regala después la granja de Playmóbil, para que el pobre chaval piense que es el templo del Señor.


Y ahora sí que me ha matado. Lo de más arriba era un gato, y esto es un zorro... ¿pero qué clase de bestia tengo yo en casa?¿un lobo-tigre?


Y si ya una iglesia era una granja, lo del quiosco (kíosco en la imagen) es surrealista. Para qué ir a la FNAC si se puede comprar todo en el quiosco de toda la vida...


Y ya para terminar, es necesario que el niño esté al tanto del vanguardismo tecnológico y que aprenda lo que es un Wolkman (¿?), por si quiere escuchar sus CD's o sus MP3's. Aunque bueno, mejor esto a que hubieran puesto Whisky o Winston.


En fin, que es que ni me imagino que pasaría por la cabeza de la gente que fabricó esto.

3 comentarios:

benzodiacepinas dijo...

joder zarten, que mal te han educado. ese juego es educativo, le hace replantearse el mundo tal y como lo concibe y fomenta la imaginación del infante!

benzodiacepinas dijo...

quién carajo es zarten!

"The Leff" dijo...

xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Sólo puedo reir