FIBITO Y COLEANDO (TOMA 4 Y ÚLTIMA)

Para terminar esta sarta de tonterías que vengo publicando estos últimos días, tocan mis impresiones de los conciertos que vi el domingo 20 en el FIB de este año.

El Hijo: Estilo cantautor, y me gusta (raro, raro, raro). Había poca gente, como era de esperar por la hora y el artista, pero aún así la calidad fue alta. Muchos se empeñan en compararlo con Nacho Vegas, pero a mi me suenan muy distintos. El caso es que cumplió con mis espectativas.

The National: Este sí que fue un conciertazo. En los discos me parecen algo más calmados que lo que pude ver. No sé si era porque se trataba de su último concierto (de la gira), o porque contaban con todo tipo de instrumentos para la puesta en escena. La carpa estaba llena y cumplieron con lo esperado. Inevitable que me recordaran a Interpol en ciertos momentos.

Moriarty: Buen concierto de un grupo que conocía poco. Rock country americano con su banjo, armónica, acordeón, etc. y una voz femenina al mando espectacular. Curiosa la versión que se marcaron de Depeche Mode. Un buen descubrimiento.

Death Cub for Cutie: Sólo vi tres canciones, porque estaba deseando salir corriendo a ver a Leonard Cohen. Además, justo esas tres no las conocía, así que para mí no significó nada verlos. Eso sí, a pesar de coincidir con Cohen, y con Micah P., la carpa estaba llena de seguidores del grupo.

Leonard Cohen: Uno de los mejores conciertos del festival. No me llamaba mucho en un principio, pero dada la gran expectación levantada, sentía por dentro la necesidad de verlo, a sabiendas de que era una oportunidad única que, de no llevarla a cabo, me arrepentiría. Gracias a Dios que fui. Nada más llegar, me sorprendió su voz, y su banda (17 músicos y coristas). Canción tras canción fue entrando en lo más profundo de mí hasta llegar a ponerme los pelos de punta. Increíble. El clímax, obviamente, llegó con Hallelujah. Además de todo esto, era gratificante ver como a este hombre se le veía encantado de estar donde estaba. Un 10.

Micah P. Hinson: Era uno de mis favoritos, y tuve que pillarlo empezado por la absorción sufrida por Leonardo. Al parecer, el tipo se lo tomó con calma hasta que llegó el grueso de los espectadores (tras finalizar Cohen), y fue ahí donde cambió acústica por eléctrica y comenzó una serie de canciones que iban de menos a más para acabar en una explosión de fuerza. No me impresionó, pero me gustó y se mantuvo a la altura de lo que esperaba de él.

Morente Omega & Lagartija Nick: Otro de los dieces del festival. El concierto se dividió en 2. La primera parte fue exclusivamente flamenco, con sus palmas, cantes, bailes, etc. Después apareció Lagartija Nick y se montó la marimorena. Increíble el tema en el que apareció Estrella Morente, quedará para el recuerdo como uno de los directos más espectaculares. Era gracioso ver a los guiris flipar primero con el flamenco, y luego con la mezcla de rock+flamenco, todo ello en hora punta y en el escenario principal, sobre todo cuando tocaban versiones del anterior artista, Leonard Cohen (sobre todo con la versión gitana de Hallelujah).

Morrisey: Y llegó el concierto más esperado por mí del festival. Y llegó la decepción. El tipo estaba irónico, borde y gilipollas. Criticó a los carnívoros, a la música española (y de paso a la inglesa), a la música electrónica... (muy bonito ese "hablaré en argentino, en mexicano, en portugués, pero nunca en español") Los hits fueron pocos, casi ninguno. Cantó muchas de los Smiths, que esas ya son hits por sí solas, pero tampoco de las más conocidas (destacaron Vicar in a Tutu y el cierre del concierto con How Soon Is Now). La banda tocó muy bien, en ocasiones acercándose mucho al noise, momentos en los que Morrissey se tiraba en el suelo y allí se quedaba hasta el final. En fin, este tío es un monstruo, pero esa noche no estuvo fino.

Siouxsie: Este concierto no es que me llamara la atención demasiado. Me gustan algunas canciones de cuando The Banshees, y el nuevo disco no está mal, pero el cansancio apretaba y decidí verlo por la pantalla gigante sentado mientras comía algo. La verdad es que no estuvo mal, y la tía se lo curra, pero en ocasiones daba la sensación de estar viendo a una Madonna super viejuna en lugar de una oscura señora del glam.

Vive la Fête: No los conocía, pero leí muy bien de ellos. Una vez más en el festival, un grupo de electrónica cambió las bases por una banda, haciendo que sonase muy bien y que la cosa fuese algo "diferente". En general no estuvo mal, y las canciones hacían que te movieses sin que te dieses cuenta. Además, la cantante está de muy buen ver.

En cuanto a conciertos que me perdí pero que me gustaría haber visto, sólo puedo destacar el de Death Cub for Cutie, que de haberlo visto entero seguro que me habría gustado, y el de Justice, que aunque no los conozco, leí que el concierto fue espectacular. Después estuve por ahí, de carpa en carpa con DJ's que pinchaban pero que no sé quiénes eran, porque pasaba de mirar el programa y porque no había ninguno que conociera de los que iban a actuar.

En definitiva, fue un gran festival. No le daría un 10, pero sí que alcanza el notable. Tuvo muchos peros, pero eran pormenores que se borraban de la mente de forma automática una vez que empezaban los conciertos. Eso sí, para que yo vuelva, tiene que haber un cartel inigualable.

No hay comentarios: