ALEX STRIKES BACK

Pues sí señores, he vuelto. Nadie sabe si para quedarme o para pasar el rato. Todo tiene su por qué, menos mis cosas, que se deben única y exclusivamente a impulsos electromagnéticos que tienen lugar en lo más profundo de mi cerebelo. Vamos, que si me da por ahí escribiré otro día, y si no, pues no (si es que soy de lo que no hay).

¿Novedades? Pues a ver, déjenme pensar... Estuve en New York, tengo un Ipod Touch, una PSP, una XBOX360 que es como si fuera mía, un nuevo jersey, un nuevo bolsito masculino, un pijama, unos buenos dolores de cabeza, unos zapatitos de charol de lo más cucos, sé tocar un poco mejor la guitarra (pero poco)... y así podría pasarme el resto de mi vida y la de los demás.

Ah!! Y para los desgraciados que se meten conmigo por tener mucho calzado (sí, ya lo dije, tengo unos nuevos zapatos) a pesar de que luego siempre uso el mismo, así como una gran cantidad de abrigos que luego se acumulan como perros disecados en el armario, pues decir que tengo una nueva chaqueta que me gusta muy mucho, y desde que la tengo ha pasado a ser mi favorita. Con motivo de semejantes estupideces, combinadas con mi trabajo la mar de gratificante, alguien tuvo la idea de retratar tal situación zapatera e informática a más no poder en un lienzo trabajado y digno para el recuerdo por los siglos de los siglos, incluyendo sin el más mínimo de los pudores un póster espectacular, donde los haya, de un personaje de sobra conocido mezcla del Prince of Persia y la Virgen María.


Y ya me cansé. Otro día más........................................ o no.