DE SABORES AÚN POR INVENTAR...

El que me conozca sabrá que siento debilidad por el país del sol naciente, sabrá también que uno de mis sueños es viajar allí y conocer aquéllo, y sabrá que lo que yo pienso de sus habitantes de ojos rasgados es que les falta un hervor y un par de centenares de tornillos. Quizás sea la razón por la que me atrae tanto su cultura y estilo de vida...

Y todo esto viene (en esta ocasión), por algo que he leído en "No puedo creer que lo hayan inventado". Se trata de dos productos recién saliditos que están arrasando en el mercado nipón: una Pepsi sabor pepino y un Kit Kat sabor vino (con un 0,12% de alcohol, nada más y nada menos).









Suena a risa. De hecho, lo de la Pepsi sabor pepino es como una broma. Pero claro, hay que tener en cuenta que por aquellos lares el pepino es más popular que por aquí. Y bueno, aquí tenemos refrescos sabor sandía y esas cosas...

Lo del Kit Kat ya no me sorprende tanto. Y es que se me vienen a la cabeza los bombones rellenos de licor que, si bien no son lo mismo, tienen un aire. Eso sí, qué rico el chocolate con sabor a vino...

No hay comentarios: