SAINT SEIYA

Los caballeros del zodíaco, capítulo 114, último pero no último último. Para que nos entendamos, final de la serie tal y como la conocemos desde la infancia, pero no es el final real. La serie quedó incompleta, y de eso se están encargando esos japos locos en los últimos 2 años sacando capítulos nuevos.
¿A qué viene esto ahora? Pues viene a que por fin me he tragado toditos los capítulos (los 114 primeros), y nunca pensé que diría esto pero... ¡gracias a Dios!
Un auténtico suplicio. Una y otra vez la misma cantinela, un ciclo dentro de otro ciclo que se repite una y otra vez. Eso sí, con personajes distintos y en escenarios diferentes, pero siempre de la misma forma.
Los caballeros de Atenea aparecen cuando el mundo se ve amenazado y azotado por las fuerzas del mal, y una vez que aparecen ya no paran, que son la leche y no necesitan descanso alguno.
Atenea siempre está en peligro, al borde la muerte, pero su agonía es lenta y dura horas (lo que equivale a treinta y tantos o cuarenta capítulos), tiempo que los caballeros de bronce tienen para vencer a una serie de enemigos (llámense caballeros de oro, caballeros divinos o generales de Poseidón) si quieren salvar a su princesa y que no la palme.


Las peleas siempre son igual. El malo mete al bueno una paliza de escándalo, tanto que se hace incomprensible que el héroe siga con vida. Pero el amor, la esperanza y el honor le dan fuerzas en el último momento para provocar una victoria in extremis, pero merecida. La mayoría de las veces el malo queda tan sorprendido, que antes de morir reconoce su error y apoya la causa de los caballeros de bronce, ganándose así su respeto y amistad. Y así muchas veces hasta que mueren todos los malos y Atenea es salvada.
También es interesante comentar ciertas cosas tan repetitivas que llegado el momento oportuno ya las ves venir: como que Dragón siempre se queda ciego o tullido; Cisne muere varias veces pero luego resulta que no; a Andrómeda siempre lo salva su hermano Fénix, que renace de sus cenizas con más poder después de haber muerto en la batalla anterior; y los meteoros de Pegaso pueden no hacer ni un sólo rasguño o matar de un sólo golpe al mismo contrincante. Vamos, un pedazo de Oscar al mejor guión.
Pero que nadie se confunda, que la serie está bien, y trae recuerdos, y es entretenida, y demás. El problema está en que es mucha cosa (114 capítulos son muchas horas de Dios), y si además es repetitivo... Aún así, sólo puedo decir que aquél que no la haya visto merece que caiga sobre él alguna especie de maldición .
Con todo esto, no se qué esperar de los capítulos nuevos. Tienen mejor dibujo, novedosos diseños y utilizan efectos por ordenador. Además tiran más de personajes antes secundarios, supongo que para no rallar tanto. Al menos se dieron cuenta. A pesar de todo, los voy a coger con muchas ganas. Ya contaré qué tal, si me acuerdo...

Chucho - Visión de Rayos X "Y bien, hacerse viejo, ¿qué será?¿Ser un despojo quizás, pero digno y con ley moral, o entregarse al hedonismo, atroz individualismo, satánico asesino al final?"

No hay comentarios: