PARIPÉ

Es una vergüenza sí, escribir supongo que no es lo mio, aunque más bien es la constancia lo que falla.
Ahora, habiendo terminado de comer, mientras escuchó el último y maravilloso disco de los planetas, y esperando volver al zulo, se me ocurrió intentar corregir ese error.
Dejaré de centrarme en las consolas, no es lo mio, jugar sí, pero no hacer de reportero total. Buscaré un poco más de clarividencia interior, suficiencia cerebral, estabilidad espacio-temporal, yo que sé... un contar lo que se me ocurra. Hablar del tiempo, si acaso del gobierno, o de esa pelusa gigante con forma de rata que lleva meses acumulándose detrás de la puerta. El caso es perder el tiempo de alguna forma, y si es posible hacer que alguien se preocupe de perderlo también conmigo, aunque sea cibernéticamente, que en los últimos tiempos me viene haciendo falta.
Digamos que hubo un fin (que lo hubo, y muy visceral), y que intento que haya un comienzo (que lo habrá, tarde o temprano).
Por lo demás:

"Parece que hay un incendio, cada vez que nos juntamos
Parece que hay un incendio, cuando tú estás a mi lado.
Parece que estoy ardiendo, cuando tú estás a mi lado, parece que estoy ardiendo.

Vamos a tener que vernos, aunque estén todos en contra.
Vamos a tener que vernos, ellos te tienen de sobra y yo te echo de menos. Y yo te echo de menos.

Esto es para contarte, que aquí te espero
para decirte al oido lo que te quiero, para poder decirte lo que te quiero,
asi que ya lo sabes, que aquí te espero.

Cuando te acercas gitana, es quererte y adorarte
Cuando te alejas gitana, se habrán secado los mares y las luz de la mañana.

Porque te llevo dentro, tan bien metida
eres dueña y señora del alma mía.

Desde el azul del cielo, dire que apaguen el sol.
Desde el azul del cielo, pero no me pidas no que olvide lo que te quiero.
Pero no me pidas, no, que olvide lo que te quiero

Mira que eres bonita, que guapa eres.
Eres la más bonita de las mujeres
Eres la más bonita de las mujeres
Mira que eres bonita, que guapa eres. "

Dedicado a ustedes ya saben quién...

No hay comentarios: