LOCURA GENERALIZADA

Pues nada, al final tuve suerte y me pude hacer con una Nintendo Wii.

Después de que la mayoría de tiendas y centros comerciales decidieran adelantar la fecha de salida por su cuenta, ayudando así a acentuar más la escasez de unidades, pude enterarme de que Carrefour iba a respetar esa fecha. Y esto, unido a que no habían aceptado reservas, convertía al proceso en una competición en la que el primero que llegase ganaba (claro, como en todas).

Así que si el centro comercial abría a las 10 de la mañana, allí estaba yo a las 9:30 como un clavo. Éramos sólo dos personas que confiábamos en que todo fuese cierto y allí estuvieran las consolas. El problema apareció a los 15 minutos, cuando comenzó a llegar una avalancha de gente, de forma gradual, que al final puede que superara las 100 personas. ¿Iban todos a por una Wii? Pues no, pero sí la gran mayoría.

En el momento de la apertura de puertas me sentí como en las típicas noticias de TV sobre las rebajas de El Corte Inglés. Pisotones por aquí, empujones por allá, algún que otro codazo, y la gente abalanzándose sobre las consolas como buitres a la carroña. En menos de 5 minutos ya no había ni una sola consola de las 20 o 30 que ponían a la venta. Ni consolas ni nada más. Se agotaron los mandos, los juegos... TODO.

Yo tuve suerte, pero algunos otros no la tuvieron, y era un espectáculo ver las caras que se les quedaba después de madrugar un sábado para nada. Así que ya está, ya la tengo, y a partir de ahora lo que queda es jugar hasta que se me caigan los ojos...

No hay comentarios: